1/4/13

REM(h)acer


Está de moda el cinismo, la hipocresía y las máscaras más burdas. El tópico se ha convertido en un sello de identidad ante los otros que reniegan de lo superficial.

La cosa ha ido lejos.
La cercanía desaparece tras una pantalla.

Opinar, propinar, antipinar, supinar... Verborrea de intenciones y matanza de palabras.

Vuelvo, con mi voz un poco más vieja, menos madura, más sincera y garabateando -más que nunca- realidades que vivo, y que aspiro, y que inspiro de la nada.

Puede ser -y es lo más seguro- que un blog, como decía una amiga, ´sea lo más egocéntrico que haya´, una guarida ficticia más, un muestrario de ´he aquí mi mente, mi yo-ego, mi lastre ciego, mi mirada´. Pero no deja de ser una ventana, que sabes -muy conscientes en el aparente olvido- que será juzgado -y con suerte, esperas la alabanza-.

Incluso quien lo llama ´su diario´o dice que ´en realidad no me importan quién lo lea´ o que ´sólo busco compartirlo con mis conocidos´. Aquellos que niegan lo evidente, que es un escaparate, que sus ideas, opiniones y su lado más íntimo ha pasado a ser un producto más, que se consumirá, se tolerará, se convertirá en un contenido de la nube abstracta. En definitiva, una galería de impresiones que buscas provocar.

Yo vivo el blog como un cuaderno, ese cuaderno que nunca saqué del cajón, que abandonaba entre tachones de agenda, esos words en blanco, esos gatillazos creativos. He decidido que, para no decepcionarme, he de poner manos a la obra. 

Y así, árida y espontánea, decido retomar mi lado más autómata, y darle barra libre a los dedos sobre el teclado. Intentaré redimirme, coger fuerzas. Comenzaré poco a poco, como quien vuelve de tierras extrañas. Y, deseadme suerte, crecerá este blog de nuevo, timonel de lo fugaz.




0 opiniones confesadas:

Por cada palabra nace un pensamiento

No se censurará sino que se moderará. Como siempre, da voz a tus opiniones. Recuerda, no al nofollow y... ¡Gracias por comentar, espero leerte de nuevo!