30/5/11

Just

Tú quieres que te diga... yo quiero que me digas... Pero las palabras sólo nos abren las heridas.
Se convirtieron en excusas para ocultar lo que pasa.
Y los actos nos separan más aún.
Lo que queda pues... el silencio, la inacción, la apatía, el destierro del otro y el asolamiento de uno.

Casi mejor que partamos... esta vez divergiendo, o quizá en paralelo , de vez en cuando, miremos al otro y suspiremos. Pero ahora estamos tan cerca que nos ahogamos y escarbamos los agujeros negros de un pasadopresente vacío.

0 opiniones confesadas:

Por cada palabra nace un pensamiento

No se censurará sino que se moderará. Como siempre, da voz a tus opiniones. Recuerda, no al nofollow y... ¡Gracias por comentar, espero leerte de nuevo!