2/5/11

Desearía...

Desearía ser una persona más deshinibida, menos consciente de sí misma y más consciente de la instantaneidad de la vida. Dejar los a largo plazo en la lista de cosas que olvidar, y sólo detenerme en el aire mientras sientes el segundo en que la gravedad no funciona para tu cuerpo.

Desearía que las causas mayores se simplificaran, y que con decir ¡basta! las cosas acabaran. Que la niñez fuera inmaculada y los adultos conservaran la inocencia y la fe sin límites. Desearía que lo más complejo a la hora de decidir fuera si ser más feliz o hacer a más gente feliz. Que las naciones pusieran puentes y carteles de bienvenida. Que la comida abundara. Que el tiempo amainara y sólo hubiera tormentas rodeadas de arco iris.
Desearía que una mirada fuese límpida, y las palabras siempre estuvieran en el test de la sinceridad. Que los engaños más mayores fueran querer más de lo que se habla. Que cuando algo ha de terminar, se acaba, sin más, sin escenas ni renconres. Desearía que un abrazo siempre me esperara. Que las lágrimas supieran a azúcar glass y el mar fuera el líquido amniótico de los más cansados.

Desearía que las nubes dieran sombra a los sedientos, agua a los deslumbrados. Que todo cupiera en nuestras manos y que el resto fueran cosas que van y vienen, sin casi afectarnos. Que el ansia de tener fuera de hacer. Que el ansia de sobrepasar fuera de colaborar. Desearía que la gente conversara más delhola y adiós, que se diesen la mano, que compartieran recuerdos. Desearía que la intimidad se limitara a los grandes pensamientos y que los secretos fueran descubrimientos.

Desearía que la mañana fuera el momento más lúcido del día, y la noche el momento de reencuentro contigo mismo. Que el despertador te dijera buenos días, hoy vas a hacer grandes cosas. Que el jefe te diera unas palmadas en el hombro. Que la gente sonriera con o sin ganas. Desearía que si uno se siente mal los demás acudieran a aliviar la carga.
 
Desearía que con pequeñas cosas nos bastara. Que la avaricia desapareciera ahogada. Desearía que la sinergia y la simbiosis fueran positivas frente a la competencia. Desearía que el amor se concebiera como un momento mágico y no una obligación ligada. Desearía que el sexo fuera un placer sano por sí mismo y no un método  de posesión o dominio, de perversión o humillación. Que se disfrutara sin pudores. Que fuera un instante único para quienes lo comparten. Que creara un nexo puntual.

Desearía que todos fueran menos egoístas y más comprensivos. Que la tolerancia no sea un eslógan que se arrincona acabada la campaña. Que la felicidad no se venda entaponada. Y que una sonrisa sea lo mas valioso del mundo, sólo superada por una limpia carcajada.

Desearía que desear fuera avanzar al deseo puro. Y desearía que tú, quien lo lees, desee cosas maravillosas. Y si es imposible, ¿qué más da? Sin ilusiones no nos mantenemos en pie.

  ------ Grandes ideas de pequeños chispazos ------

0 opiniones confesadas:

Por cada palabra nace un pensamiento

No se censurará sino que se moderará. Como siempre, da voz a tus opiniones. Recuerda, no al nofollow y... ¡Gracias por comentar, espero leerte de nuevo!