15/9/10

Instantes

La hora del baño, de Joaquín Sorolla Bastida.




Siempre supe que en el momento más inesperado aparecerías, inoportuna y tan oportuna al mismo tiempo. No sabía si estaría preparada, ni siquiera si podría convivir con otro ser que no fuera yo, pequeña egoísta de su tiempo y espacio. Pero llegaste y te apoderaste de todo sin tan siquiera pedirlo. Porque la ternura es un arma poderosa contra la que no se puede luchar una vez que bajas la guardia. Y merece la pena bajarla, simplemente entregarse y recibir una sonrisa por un abrazo, y un abrazo por tu sonrisa.





----Un llorar gimoteado, una carcajada gorgojeada, el crujir de una mecedora junto a la cuna-----





0 opiniones confesadas:

Por cada palabra nace un pensamiento

No se censurará sino que se moderará. Como siempre, da voz a tus opiniones. Recuerda, no al nofollow y... ¡Gracias por comentar, espero leerte de nuevo!