2/6/10

Retazo inacabado

Camino y veo que todo se mueve, lleno de vida alrededor. Alzo la mirada y allá hay una pista de baile infinita, inmensa, llena de figuras huidizas, de damas espumeando elegancia y gracilidad, de animalillos caprichosos que flotan a su antojo.Giro y giro sin parar, sin poder dejar que la risa, jubilosa y chispeante, salga de mi garganta y se haga delicias en mis labios húmedos de excitación.

Colores por todas partes , colores vibrantes y transparentes, saturados, acaramelados dulces que te tientan en su máxima expresión, que te llaman al éxtasis visual, a que la vista se regocije en ellos. Los pies libres revoloteando sobre las calzadas, pisoteando las crujientes hojas, tamborileando con el suelo como su teclado, ah la libertad de saltar y encabritarse como un animal libre. Y camino, sigo caminando, nada me detiene, todo es infinito. Mire hacia la grandiosa pista de baile de arriba llena de blancura y de colores amables y tiernos o mire hacia el gris asfalto. Qué más da que sea gris, transformémoslo, dejemos explotar la imaginación que hierve en nuestro interior. No es gris, no, es color plata veteado de grietas sabias. Y a los costados, a mi lado, justo al alcance de mi mano, me acompaña la naturaleza en sí. Es infinito, infinito.

Y vuelo, y brinco y bailo, sin seguir ningún compás ni ningún ritmo, tarareando canciones aún por conocer y riendo como una loca desvalida y recogida por el mundo entero. Una loca que ve la verdad en cuanto mira. Maravillosa locura que traduce los colores grises en irisados. Qué aire más fresco y qué delicia caminar sin rumbo por el simple placer de sentirte en el mundo, de sentir el suelo burbujeante bajo tus pies danzarines, y de extender los brazos cuan largos son abarcando el aire y al mundo, como queriendo darle a entender que eres consciente de tu existencia y de la suya, de que lo amas y lo quieres abrazar y acogerlo como él te ha acogido a ti. Oh, no nos detengamos nunca, caminemos gozando de cuanto hay a nuestro alrededor, regocijémonos mientras el camino aún se nos ofrezca por delante, qué culpa hay que sentir por ello.

Pero después del éxtasis llega un momento de calma, de renacimiento, de huida y de reencuentro. Llegaremos al final del camino quizá no tan llenos de vigor pero con el mismo entusiasmo de aprovechar cada paso que damos a cada instante y haciendo una gran reverencia al mundo, que nos tuvo en un segundo arropados, sonrientes y preparados para el próximo baile.


-------------------------------Escuchando el sonido de mis pasos-------------------------------




P.D: sé que tengo el icono de Creative Commons pero nunca viene recordar mal que, si queréis reproducir total o parcialmente lo que escribo, por favor, contactad conmigo antes o dejar un pequeño comentario. No niego compartir pero sí que no se reconozca de dónde proviene -por ejemplo, enlazando-. Muchas gracias, espero que este recordatorio no os haya estropeado la lectura. ^^.

0 opiniones confesadas:

Por cada palabra nace un pensamiento

No se censurará sino que se moderará. Como siempre, da voz a tus opiniones. Recuerda, no al nofollow y... ¡Gracias por comentar, espero leerte de nuevo!