26/6/10

Con vosotros todo es grande y nada queda pequeño

Hoy ha sido un día intenso... he caminado la misma ruta una y otra vez pero no me ha importado, porque al final del camino estaban esos seres pequeños que, sin embargo, hacen mi existencia mucho más llevadera y la vida se convierte en una grandiosa experiencia cada día.


Gracias, a todos, a quienes no estábais físicamente pero sí en sentimiento, a aquellos que han estado sea de la manera que sea, la duración no importa... sois grandísimas personas, sencillas y llenas de defectos que me cuestan descubrir de tantas virtudes que emanáis , sea simplemente sentados en un banco, a veces charlando, otras callando... sois grandes porque sin necesidad de esforzanos nos comunicamos los unos con los otros, y eso, gente, es magia.


Porque en un mundo lleno de gente una puede sentirse, paradójicamente, terriblemente sola y necesitada de compañía, comprensión y apoyo. Vosotros sois un todo en uno, pero efectivo, constante, sin truco ni cartón. Y es que es impresionante encontrar personas con las que reír, enfadarse, hablar de tonterías o dar un giro radical y filosofar como si nada. Porque conocéis muchas de mis facetas -ni yo las conozco todas- y las aceptáis como si nada, porque convivir con vosotros es fácil y natural. Porque puedo ser yo misma, con mis buenos o malísimos días a cuestas. Porque sois una familia a la que siempre acudir.


Por todo ello, gracias. Nunca lo diré las veces suficientes, nunca os daré todos los abrazos merecidos y nunca me cansaré de vuestra compañía, porque somos uno sin necesidad de renunciar a nuestra individualidad o depender en demasía los unos de los otros. Porque incluso los momentos aburridos se convierten en memorias inolvidables. Porque simplemente sois y soy. Porque siempre lográis sorprenderme al descubrir que estoy al lado de gente extraordinaria, maduros conversadores o niños innatos, personas que piensan hasta límites insospechados o locos que rompen a reír por la estupidez más elemental.


Y es que, con vosotros disfruto de una familia ampliada. Podría explayarme pero me callo. Cuando os vea os las diré entre risas y abrazos, medio en broma y muy en serio. Porque soy una soñadora ilusa, una ñoña, una cambiante compañera... pero aún con ésas me acogéis siempre. Gracias (que se queda corto).



(Pincha en la imagen)



---------Y una risa se adivina en tus labios------




2 comentarios:

  1. Gracias a ti por todos estos años, por tus reflexiones, por hacerme reflexionar a mí, por aguantar mis errores y levantarme el ánimo cuando me hacía falta. Ayer me lo pasé muy bien a pesar de todo lo que pudiese pasar, así que muchas gracias a ti por darnos un día así.
    Muacks!

    ResponderEliminar
  2. Gracias a vosotros por estar ahí.

    ResponderEliminar

No se censurará sino que se moderará. Como siempre, da voz a tus opiniones. Recuerda, no al nofollow y... ¡Gracias por comentar, espero leerte de nuevo!