6/6/10

Comienzos deshilachados

Cuando faltan las palabras...

No sabíamos de nada: Ni tú ni yo. No sabíamos de nada y sin embargo... supimos al momento qué era lo que nos pasaba.
Qué duro es callarse las palabras y aprisionarlas en los puños, qué duro y qué cobarde morderse los labios, ensangrentándolos de escarlata y de silencios incómodos y de deseos callados y de pura rabia mal contenida.

Estalla. Buscan las ideas cualquier recoveco inconsciente por el que huir, sin lograrlo. Estalla en tu cabeza el instinto de dejar escapar lo que guardas. Pero te quedas inmóvil, estatua. Si pudieras por un instante olvidar cuanto aprendiste en la escuela de la prudencia... Pero ni él ni tú adelantáis un paso, ni cruzáis una mirada ni, por supuesto, un abrazo.

Y pasa el segundero de las oportunidades robando lo que era vuestro pero que quedó en los ojalás de la inexperiencia.


Con sólo cruzar nuestras manos...

Tímidamente adelantas tu mano y rozas la mía, como con miedo de que vaya a desaparecer. Yo te sonrío, te indico con mis labios entreabiertos unas palabras. El fulgor pasa por tu rostro y bajas la mirada. Me vuelvo entonces descarada: Ahora soy yo la que adelanta mi mano a la tuya, la que acerca el rostro lentamente hasta que nuestras miradas se cruzan bajo un mar de cabellos. Te tomo las mejillas en el cuenco de mis manos. Estás ardiendo de vergüenza, o acaso de otra cosa. Yo te sonrío, esta vez tiernamente y sin timidez. Cuando al fin alzas la mirada la tienes llena de intenciones pero todas ellas calladas. Yo te miro, te observo y te bebo con mis ojos sin saber cómo guiarte más a las acciones. Dudas. Dudo. Dudamos. ¿Qué hacer frente a un amor tan tierno más que apurarlo?¿Qué más dan los deseos fieros frente a la entrega entera? Y estallamos de albores y nuevos comienzos, mientras nuestras manos se estrechan bajo la mesa.


P.D: sé que tengo el icono de Creative Commons pero nunca viene recordar mal que, si queréis reproducir total o parcialmente lo que escribo, por favor, contactad conmigo antes. No niego compartir pero sí que no se reconozca de dónde proviene. Muchas gracias, espero que este recordatorio no os haya estropeado la lectura. ^^.


2 comentarios:

  1. Madre mía qué despiste llevo Susana... Bueno te he eliminado el otro comentario xD
    ¿Esto me lo habías pasado alguna vez? Es que me suena muchísimo de haberlo leído, sobre todo el principio.
    ¡Ánimo con tu creatividad literaria! Que tienes mucha (al menos mucha más que yo)

    ResponderEliminar
  2. Snif gracias por comentar, a veces -el 99,9 por ciento de las veces- siento que escribo a un vacío yo.

    ResponderEliminar

No se censurará sino que se moderará. Como siempre, da voz a tus opiniones. Recuerda, no al nofollow y... ¡Gracias por comentar, espero leerte de nuevo!